Colección Chilena de Recursos Microbianos
NOTICIAS

“El Banco Microbiano de INIA es de clase mundial, un orgullo para el país”

foto22

Impresionados por el trabajo que se realiza en el Banco de Recursos Genéticos Microbianos de INIA, se mostraron los parlamentarios de la Comisión de Agricultura del Senado, encabezados por el presidente de la comisión Felipe Harboe. Intendente regional del Biobío, comprometió recursos para construir segunda etapa.

El senador Felipe Harboe, el director nacional INIA, Julio Kalazich y el ministro de Agricultura (s) Claudio Ternicier, momentos previos a la visita al Banco.

El senador Felipe Harboe, el director nacional INIA, Julio Kalazich y el ministro de Agricultura (s) Claudio Ternicier, momentos previos a la visita al Banco.

Como “un orgullo para el país” calificó al Banco de Recursos Genéticos Microbianos de INIA, el presidente de la Comisión de Agricultura del Senado, Felipe Harboe, tras la visita que los integrantes de esa comisión, junto a otras autoridades encabezadas por el ministro (s) de Agricultura, Claudio Ternicier, y el intendente regional del Biobío, Rodrigo Díaz, realizaron a esa dependencia de INIA Quilamapu, en Chillán.

El senador Harboe destacó que la visita “nos permitió ver la importancia de lo que (el Banco) significa para nuestro país. La calidad de trabajo y de almacenamiento genético nos permite tener mayor tranquilidad respecto de la subsistencia futura de los microorganismos y tener conocimiento práctico de lo que se está haciendo”. El parlamentario destacó también el nivel de los profesionales que trabajan en él. “Felicito al INIA por la pulcritud del trabajo, porque tenemos hoy en Chillán un Banco de clase mundial. Es un orgullo para la futura región de Ñuble, para el país y para el Ministerio de Agricultura”.

El senador José García Ruminot, en tanto, hizo ver su satisfacción tras la visita al Banco de Recursos Genéticos Microbianos manifestando su total sorpresa por la actividad realizada en esta unidad de INIA en Chillán. “Qué alegría da saber que el país tiene un laboratorio (Banco) de altísima tecnología. Nos sentimos orgullosos de que nuestro país, en muchas materias, esté a la vanguardia de la investigación científica y tecnológica. En eso, INIA es un gran ejemplo.”

El director nacional del INIA, Julio Kalazich, dijo que la presencia de la Comisión de Agricultura del Senado en dependencias de INIA es un hecho extremadamente relevante. “Da cuenta de la importancia que se otorga a la investigación y a los conocimientos científicos que nuestra institución ha traspasado al sector productivo por más de 50 años”.

Al interior del Banco, las autoridades fueron recibidas por el curador del Banco, Jorge Castro.

Al interior del Banco, las autoridades fueron recibidas por el curador del Banco, Jorge Castro.

“Lo importante de este Banco -agregó Kalazich- es que en su función de resguardar el patrimonio microbiano del país, cuenta con la acreditación de Autoridad Internacional de Depósito otorgada por la Asociación Mundial de Propiedad Intelectual (WIPO, por su sigla en inglés), lo que significa que cuenta con la autorización para guardar cepas de microorganismos (hongos y bacterias) no sólo de Chile, sino que de cualquier lugar del mundo, para lo cual cuenta con todos los protocolos internacionales exigidos. Es el único Banco en América Latina que cuenta con estas características. En el mundo son 44 bancos en 23 países. Así, este banco nos permite estar a la altura de muy pocos en el mundo”.

El directivo INIA añadió que “el tener un banco de microbios nativos colectados de norte a sur de nuestro país, nos permite hacer estudios y utilizarlos, por ejemplo, como controladores biológicos para contrarrestar plagas y enfermedades que afectan nuestra agricultura. De hecho ya tenemos 12 hongos microscópicos controladores de importantes plagas que afectan principalmente a plantaciones de frutales. Esto nos permite generar una agricultura más limpia, más sustentable, que es lo que los consumidores de Chile y el mundo están requiriendo”.

Autoridades comprometieron recursos para ampliación

Los microorganismos son mantenidos con nitrógeno líquido, en criopreservación, a -150ºC.

Los microorganismos son mantenidos con nitrógeno líquido, en criopreservación, a -150ºC.

Una vez finalizada la visita, el presidente de la Comisión Agricultura del Senado, Felipe Harboe indicó que “el director nacional (Julio Kalazich) y el director regional de INIA (Rodrigo Avilés) nos han planteado la necesidad de incrementar los recursos para poder hacer una ampliación que es necesaria para ayudar al mejor desarrollo del trabajo de investigación que hace hoy el INIA. El director nacional nos expuso su aspiración que es contar con la infraestructura adecuada que es tener otras salas en el Banco, lo que corresponde a una segunda etapa. Eso lo vamos a conversar con el gobierno regional y con el gobierno nacional para ver la posibilidad que, en el marco de las restricciones presupuestarias que tenemos, podamos aportar esos recursos. No le quepa ninguna duda que con el senador García Ruminot vamos a estar comprometidos para que esto salga adelante lo antes posible”.

En ese mismo sentido, el senador José García Ruminot recalcó que “quedó clarísima la petición hacia el intendente regional para que se haga un esfuerzo y se pueda construir la segunda etapa del Banco, que permita desarrollar, aún mejor, su labor”.

La encargada de la Red de Bancos INIA, Lorena Barra, explica el quehacer del Banco.

La encargada de la Red de Bancos INIA, Lorena Barra, explica el quehacer del Banco.

El Banco de Recursos Genéticos Microbianos fue visitado por las principales autoridades del sector agrícola del país, en el marco de la sesión de la Comisión de Agricultura realizada en dependencias de INIA en Chillán. Además de los parlamentarios, estuvieron presentes, el ministro de Agricultura (s), Claudio Ternicier, el intendente regional, Rodrigo Díaz, la gobernadora provincial, Lorena Vera; el seremi de agricultura del Biobío, Rodrigo García, además del director nacional INIA, Julio Kalazich, y del subdirector nacional de Investigación y Desarrollo de INIA, Iván Matus.

El recorrido por esta dependencia contempló una presentación de los objetivos de esa unidad que estuvo a cargo de la coordinadora de la red de bancos INIA, Lorena Barra, y un recorrido por las salas de criopreservación y de liofilización, que estuvo a cargo del curador del Banco, Jorge Castro. Cabe señalar que ambas salas tienen por función preservar, de manera indefinida, las hasta ahora más de dos mil cepas de hongos microscópicos y bacterias que se mantienen a temperaturas que oscilan entre los -150 y -196 grados Celsius.

¿Por qué existe este Banco en Chile?

Frontis del Banco de Recursos Genéticos Microbianos ubicado en INIA Quilamapu, en Chillán.

Frontis del Banco de Recursos Genéticos Microbianos ubicado en INIA Quilamapu, en Chillán.

Una de las exigencias que planteó la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico) a Chile, tras su incorporación en 2010, apuntaba al resguardo de los recursos genéticos microbianos, es decir organismos microscópicos que habitan en los suelos a lo largo y ancho del país. Los microorganismos presentan múltiples usos que pueden generar beneficios directos en la calidad de vida de los seres humanos. Entre los ejemplos más populares está el uso de las levaduras, que son hongos microscópicos unicelulares que son utilizados para hacer pan y cerveza, los bacilos (bacterias) para generar mantequilla, queso, quesillo, entre muchos otros.

El Banco de Recursos Genéticos Microbianos de INIA fue inaugurado en 2013 y tiene por objetivo conservar por largo tiempo (30 ó más años) microorganismos (bacterias y hongos) propios de la geografía chilena, que están bajo permanente amenaza de desaparecer ya sea por acciones humanas (construcción de caminos, represas, contaminación, etc.) o por situaciones naturales (erupciones volcánicas, inundaciones, sequías, maremotos, otros).

El Banco permite preservarlos en forma inalterable en el tiempo con fines científicos y con directo beneficio para los sectores de la alimentación, la medicina, la agricultura, la biominería, la bioremediación, la biotecnología, entre muchos otros usos. Ello, porque al ser sometidos a un golpe de baja temperatura, los microorganismos se mantienen viables y con la capacidad de ser reactivados muchos años después para ser estudiados con fines benéficos para la sociedad.

inapi