Colección Chilena de Recursos Microbianos
NOTICIAS

Ministro Furche calificó de “notable” trabajo desarrollado en torno al Banco de Recursos Genéticos Microbianos de INIA.

portadajorge

Entidad ubicada en Chillán, es única en América Latina y la número 41 en el mundo. Preserva microorganismos que tendrán importancia en áreas tan distintas como la medicina, agricultura, minería, alimentación, farmacia, entre otras.

Chillán, 24 julio. Por más de una hora permaneció el ministro de Agricultura Carlos Furche, al interior de las dependencias del Banco de Recursos Genéticos Microbianos existente en el INIA Quilamapu, entidad inaugurada en 2013 y que es única en su tipo en América Latina.

Este Banco tiene por objetivo conservar, de la mano de la criopreservación y de la liofilización, por 30 ó más años microorganismos como bacterias, hongos y nemátodos propios de la geografía chilena, que están bajo permanente amenaza de desaparecer ya sea por acciones humanas (construcción de caminos, represas, contaminación, etc.) o por situaciones naturales (erupciones volcánicas, inundaciones, sequías, maremotos, otros). Ello por la importancia estratégica que tomarán los microorganismos en áreas como la alimentación, industria, medicina, procesamiento de aguas servidas, tratamiento de las basuras, en la minería, agricultura, farmacia, entre muchas otras utilidades conocidas y aún por conocer.

El secretario de Estado, se mostró sorprendido indicando que “es un trabajo muy importante que se está haciendo a propósito de la conservación de microorganismos y del desarrollo de tecnologías que permitan el control biológico de plagas y enfermedades en el sector agropecuario y forestal. Este trabajo se debe impulsar. De alguna manera es el futuro de la agricultura”. En este sentido, Furche se refirió a la  necesidad de “avanzar hacia un desarrollo agropecuario y forestal más amigable con el medio ambiente, de mayor sustentabilidad ambiental que permita, además, aspirar a nichos de mercado que otorgan alto valor a la condición de inocuidad y sanidad de los productos del sector. Creo que es un esfuerzo que hay que apoyar y amplificar en los años que vienen”.

El ministro Furche, estuvo acompañado, entre otros, por el director ejecutivo del FIA, Héctor Echeverría, de la Gobernadora Provincial de Ñuble, Lorena Vera, y del subdirector nacional de investigación y desarrollo de INIA, Iván Matus. Este último señaló que el ministro se impresionó con el tremendo potencial que tienen los microorganismos, impresión que aumentó cuando se enteró de los usos que pueden llegar a tener estos microorganismos en distintos áreas de la actividad humana.

El directivo INIA, indicó que el accionar del Banco de Recursos Genéticos Microbianos se conecta totalmente con el plan de gobierno que impulsa el ministerio de agricultura, en cuanto a lograr en Chile una producción más verde, inocua, y con uso de los recursos genéticos del país.

Matus señaló también que tanto el ministro Furche como el director ejecutivo del FIA, Héctor Echeverría, quedaron muy impresionados por la visita y que implícitamente entregaron el apoyo para fortalecer el trabajo que desarrolla el Banco de Recursos Genéticos Microbianos y los trabajos de control biológico asociados a él.

Al finalizar la visita, Iván Matus indicó estar bastante conforme, además, por las presentaciones realizadas por los investigadores que, desde el área del control biológico, se asocian directa o indirectamente al Banco, ya que “se logró evidenciar cuál es la conexión que existe entre la ciencia básica y su aplicación al campo”.

Un trabajo notable

En tanto, el investigador encargado del Banco, Andrés France, valoró el interés demostrado por el ministro Furche y la calificación de “notable” que utilizó para referirse al trabajo realizado. “Ello indica que estamos en la senda correcta”. El investigador de INIA Quilamapu enfatizó también que “la gracia del Centro Tecnológico de Control Biológico (en el que se inserta el Banco) es que contempla toda la cadena, es decir parte con las colecciones de microorganismos y finaliza con un producto terminado que son los hongos entomopatógenos (controladores de plagas), destinados para el uso de los agricultores”.

En lo concerniente al trabajo de años que INIA ha realizado en el control biológico, France indicó que “el ministro se sorprendió al enterarse que hemos llegado a proveer hasta 5 mil hectáreas al año con aplicación de hongos entomopatógenos para el control de plagas, lo que no es un número menor”. “Le dijimos que para llegar a aumentar esta cantidad a 20 mil o 100 mil hectáreas al año, se requiere tener otro enfoque de trabajo”.

Financiamiento de la investigación

Tras la visita ministerial, y consultado por aspectos de financiamiento, el investigador Andrés France, evidenció las dificultades que representa la consecución de recursos para desarrollar el trabajo científico. “Hoy tenemos que presentar proyectos a fondos concursables para financiar una idea, y ese proyecto se puede o no ganar, habiendo invertido un tiempo importante en la formulación del mismo. Deberíamos invertir el 100% de ese tiempo en buscar soluciones, para lo cual requerimos contar con financiamientos basales para los temas más importantes. Si queremos tener una agricultura más verde, más limpia, más sustentable, el país debe invertir en ello”.

fb

 

 
   

 

inapi